18 dic. 2010

Balada triste de trompeta

     Primero de todo os cuento que en este caso soy algo poco objetivo, Alex de la Iglesia me gusta desde hace tiempo y tiendo a valorar a la alza sus películas, a pesar de esto intentaré ser lo más justo posible.
     Antes de entrar en materia os comento varias cosas que no tienen que ver. Ayer fui a la primera sesión, la de las cuatro, y a diferencia del "forever alone" de la última vez, esta vez había gente, eso si, no más de 10 personas, entre las cuales hubiese preferido que hubiesen ido a otra sala, chavales que tienen las hormonas alteradas y no saben que película van a ver, en fin ya se les bajarán las endorfinas.
     Y otra cosa que os comento es que yo no soy de comer palomitas, eso si me gusta ese olor a cine y palomitas, pero se me quedan entre los dientes y me paso toda la película con la lengua arriba y abajo intentando quitarme los restos, así que he optado por coger algo de la sección de chucherías, esas bolas de chocolate rellenas de galleta que hay blancas y negras, pues bien, os recomiendo que las traigas de casa, 3 euros me han clavado, zas!
     Y entremos al tema, normalmente voy a ver las películas con una ligera impresión de que va a ir, así luego me sorprende más y en este caso mi idea que traía de casa se ha visto mejorada, pensaba que sería algo aburrida, pero todo lo contrario. A grandes rasgos va sobre un payaso (el triste) que entra a trabajar en un circo y se enamora de la novia del que será su pareja artística, el payaso gracioso, aunque detrás del espectáculo es una persona muy violenta, alcohólica y  tiene a todos acojonados. Y la historia es la de siempre, los dos entrarán en una batalla por el amor de la chica, todo esto ambientado en los años setenta. Hasta aquí todo normal, pero luego todo se desmadra  hasta decir...pero que coño?.
     Entre las cosas que me han gustado están la fotografía y escenografía que logra crear un submundo muy hilarante, grotesco y a la vez bello repleto de escenas épicas. Todo el reparto de actores me ha parecido muy acertado, remarcando el papel sublime que interpreta Carlos Areces (payaso triste), que pasa de la timidez y la depresión a la locura más desatada, no se me ocurre otro actor que lo pudiera hacer tan bien. La historia es bantante acelerada y a veces me da la sensación que se han dejado algo por explicar, aunque todo se entiende, hay momentos cogidos por los pelos, como el momento que casualmente el Coronel da caza a su presa, y otras cosas que me sobraban como el tema del motorista fantasma, pero en general está todo equilibrado, momentos frenéticos, surrealistas y otros más calmados. Sin desvelar el final deciros que es...no se como describirlo, apoteósico.
     Entre otras cosas que quiero destacar son los créditos de inicio, me han parecido geniales, y en general toda la música que a veces choca con la violencia. Esta tragicomedia te puede gustar mucho o parecerte una mierda, pero está claro que tiene ese estilo que Alex de la Iglesia ha ido cosechando en todas sus películas, algunas veces de una manera más notoria y otras menos, pero si te gusta su manera de hacer, esta vez no te decepcionará. Lo que me da pena es que cierta gente le tenga tirria a Alex y al cine español en general, que si es un enchufao que si le dan mucho dinero, juzguen ustedes mismos por lo que vean.
     Pásate por la web oficial y si te ha gustado la película y quieres ver lo que le pasaba al director por la cabeza durante el rodaje mira el blog que escribía durante el mismo. Ah! se me olvidaba deciros que ver la película me ha dado ganas de ir a un sitio que en principio nunca me hubiese imaginado que tuviese ganas de ir a ver...el Valle de los caídos.
Puntuación: 8/10
Extras: Trailer italiano HD

1 comentario:

  1. Siempre he sentido una mórbida fascinación por el valle de los caídos, después de ver este filme más.

    Alex es el único director español capaz de rodar impresionantes escenas de acción y utilizar castizos elementos paisajísticos para fagocitarlos y formar parte de su universo.
    Genial!!!!

    ResponderEliminar