23 nov. 2012

Focusyn investiga: Spam político

          Este domingo hay elecciones en el parlamento de mi comunidad, y harto de recibir propaganda electoral me propuse escribir una de mis entradas de "mis molestias" pero reflexionando, me dije, y si en vez de quejarte intentas descubrir si hay modo de solucionar el problema y a eso me puse, con lo que inauguro una sección co-lateral llamada "Focusyn investiga". Y paso a contaros los resultados de mi investigación no periodística pero lo máximamente veraz que he sido capaz de lograr.

          Pero antes de esto, ¿por qué me molesta recibir spam político en casa? Mi motivo es porque no quiero recibir propaganda que yo no solicito, conozco a los candidatos y si me interesa saber algo en concreto lo busco por internet. Otro motivo es el malgasto de papel ya que envían una carta a cada uno de los que vivimos en el mismo domicilio (no todos pero bastantes) con lo que tenemos panfletos que van directamente a la basura y por repetido. Me da igual si el gasto de papel lo cubre el partido, pero millones de papeles han sido sacrificados en vano. Por lo que me planteé si era posible no recibir más propaganda electoral de partidos políticos, cualquiera.

          Lo primero que hice fue buscar información en internet, pero hallé poca información al respecto, luego comento lo que encontré. Lo siguiente que hice es buscar el teléfono de atención electoral. Llamé, y de ahí me dieron el número de el Censo electoral, una llamada más, me pasaron a una extensión que acabó comunicando, volví a llamar, pero ya no me contestó nadie (cierran a las 19 y me pasé de hora). Pero no me quería rendir aún, llamé al teléfono de información de Barcelona y de ahí solo me ofrecieron la opción de llamar a Correos y que ellos no me mandasen las cartas, pero el problema seguía y el malgasto de papel no quedaba solucionado.
          Hay un programa de radio de preguntas y respuestas de cualquier cosa (Tot es possible - Rac1), y a ellos me dirigí, además pensé que siendo una radio a lo mejor les hacen más caso que a un simple ciudadano, me han dado respuesta muy rápidamente pero ha sido decepcionante, los partidos tienen derecho a recibir nuestra información y el censo está obligado a dársela, pero yo me pregunto, ¿y mis derechos de privacidad?¿para qué necesitan mis datos? Pero no quería conformarme con esa respuesta, así que he llamado al censo electoral, ahora sí, en horario de atención. Les he planteado mi duda, y la chica que me ha atendido se ha sorprendido de la pregunta, y ha consultado mi cuestión ya que nunca antes se la habían hecho. Me ha ratificado mis malos augurios y no es posible evitar que me envíen propaganda, podría borrarme del censo, pero no podría votar, absurdo ¿no? Yo le he dado mi observación, que es absurdo que no pueda proteger mis datos de los políticos, ya que si una empresa me envía publicidad que yo no quiero y les pido que no lo hagan más, están obligados a hacerme caso, pero los políticos se ve que son especiales. Está bien que los partidos tengan información de los votantes pero debería tener el derecho que si no quiero que los usen con intereses personales, no lo hagan. La chica me ha dicho que es cosa de cada partido y no sabe si ellos podrían dejar de hacerlo si lo pido, así que imaginaros, ahora tendré que llamar a todas las opciones políticas, no gracias, pero he querido hacer una prueba con la mayor fuerza del parlamento. He llamado y me han vuelto a pasar a una extensión, la chica no sabía del tema pero casualmente su hermana se había inscrito en las listas Robinson, que buscase por internet.

          A ello he ido, me he metido a Internet en búsqueda de saber que son las listas Robinson. Creía estar delante de la solución, pero otra vez la desilusión me ha dado con la puerta en las narices. Es un servicio gratuito que te excluye de seguir recibiendo publicidad de cualquier tipo, ya sea de empresas públicas o privadas, con o sin ánimo de lucro, pero no me quedaba claro si también incluían los panfletos políticos, por lo que mi lado de periodista ha vuelto a salir y he llamado al teléfono de información. Me han atendido muy amablemente pero me han aclarado que seguiría recibiendo cartas electorales porque no se considera como publicidad, a lo que yo pienso que diantre son los miles de anuncios en las marquesinas del metro ¿información objetiva al ciudadano? no, es publicidad, pero está claro que los políticos no harán nada para impedir usar mis datos en su beneficio. A pesar de esto está claro que el tema de las Listas Robinson es una cosa a tener muy en cuenta.

          ¿A pesar de esto hay algo que podamos hacer? Sí, en mi búsqueda por internet he encontrado gente inquieta que también se queja del tema. Una opción que dan, que desconozco su fiabilidad, pero interesante si es real, es que cada sobre que recibas, escribas en el anverso bien grande DEVUELTO y en el reverso RECHAZADO y lo metas en el buzón de correos, lo que hará que se devuelva al partido político y ellos corran con los gastos. Yo llego tarde ya que han ido a la basura. Y si queréis tener pesadillas mirad las subvenciones que reciben para gastos electorales.

          Y como reflexión final deciros (lo oí no sé dónde) "no nos merecemos los políticos que tenemos, en serio, no nos merecemos eso".

1 comentario:

  1. Tienes toda la razón FOCUSYN, yo pensaba lo mismo, no queria recibir info de los partidos politicos porque es un desgaste absurdo de papel.. en fin... por lo que veo es complicado!

    ResponderEliminar